Área restringida Destinada exclusivamente a profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos

Aplicación del parche transdérmico

Consejos para la correcta aplicación del parche transdérmico de Rivastigmina indicado para la enfermedad de Alzheimer leve a moderadamente grave. Vídeo, zonas de aplicación y dudas frecuentes.

Consejos para la correcta aplicación del parche. Vídeo, zonas de aplicación e instrucciones de uso, pasos para la aplicación y dudas frecuentes.

Si quieres ver en vídeo cómo se debe poner el parche transdérmico para el tratamiento del Alzheimer.


Puedes ver de forma gráfica las zonas de aplicación e instrucciones de uso, y si quieres resolver tus dudas sobre su aplicación.

Parches rivastigmina zonas

Aplicación del parche transdérmico. Instrucciones de uso.

Zonas de aplicación

Parches rivastigmina pasos

Aplicación del parche transdérmico. Dudas frecuentes.

Pasos para aplicar correctamente el parche

valoración

COMPARTIR

La información que deseas visualizar es de acceso restringido y está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos.

Para acceder debes identificarte previamente.

Claves de acceso

Los datos introducidos son incorrectos

 

¿Has olvidado tu contraseña?

Si todavía no estás registrado puedes hacerlo aquí.

Más Información

Más Información

Consideraciones generales para el abordaje del dolor con cualquier fármaco que contiene un mecanismo de acción opioide   (26 feb. 2020)


Es esencial un abordaje individualizado y centrado en el paciente para el diagnóstico y tratamiento del dolor con el fin de establecer una alianza terapéutica entre el paciente y el clínico. Se deben considerar aspectos del paciente que puedan afectar a la dosis de opioide antes de iniciar el tratamiento con el mismo (1).


En pacientes con dolor agudo (ej. dolor postquirúrgico) el uso de la medicación debería ser por el menor tiempo necesario (1).


Todos los pacientes deben ser seleccionados cuidadosamente, los factores de riesgo de abuso deben de ser evaluados y se debe de establecer una monitorización regular para asegurar que los opioides se utilizan de forma apropiada (3,4) y alineada con los objetivos de tratamiento (intensidad de dolor y funcionalidad) acordados con el paciente (2,3).


Los pacientes deben ser informados de los potenciales efectos adversos de los opioides, así como de su potencial de desarrollar tolerancia, dependencia y adicción (2,3).


Es importante utilizar óptimamente abordajes multimodales no-opioides tanto en dolor agudo como en dolor crónico antes de escalar a analgésicos opioides o de combinar con terapia con opioides (1).


La adicción es posible incluso cuando los opioides se toman según lo indicado (4). La prevalencia exacta del abuso en pacientes tratados con opioides para dolor crónico es difícil de determinar (5).


En el tratamiento con opioides a largo plazo se requiere realizar revisiones clínicas regulares, para evaluar, por ejemplo, el control del dolor, el impacto en el estilo de vida, bienestar físico y psicológico, efectos adversos y necesidad de continuar el tratamiento (2).


Cualquier tratamiento con opioides a largo plazo debe ser monitorizado y re-evaluado regularmente incluyendo la titulación descendente de la dosis o la discontinuación del tratamiento (2,3).


Los signos de trastorno de uso de opioides deben ser monitorizados y abordados (2,3).


Los pacientes y el público en general se pueden beneficiar de materiales educacionales claros y de iniciativas de concienciación para favorecer el uso racional de los opioides (6).