Área restringida Destinada exclusivamente a profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos

Identificación sensibilización central

La sensibilización central (SC) es un amplio concepto que engloba varios y complejos mecanismos fisiopatológicos. Se define como una amplificación de las señales dolorosas dentro del sistema nervioso central que produce una hipersensibilidad al dolor.

La sensibilización central (SC) es un amplio concepto que engloba varios y complejos mecanismos fisiopatológicos. Se define como una amplificación de las señales dolorosas dentro del sistema nervioso central que produce una hipersensibilidad al dolor.


ÍNDICE

1. Descriptores clínicos de sensibilización central
2. Criterios de clasificación de sensibilización central
3. Pruebas complementarias en el diagnóstico de sensibilización central
4. Contextualización psicopatológica
5. Hacia el síndrome de sensibilización central
6. El diagnóstico de sensibilización central
7. Aspectos básicos de la fisiología del dolor
8. Modulación y modulación condicionada del dolor
9. Papel de las pruebas complementarias en el diagnóstico de sensibilización
central
10. Eventos relacionados con sensibilización central
11. Somatización, empatía, efecto placebo y dolor central
12. Identificación de sensibilización central: a propósito de un caso


ELABORADO POR:

Xoán Miguens Vázquez
Médico especialista en Rehabilitación. Jefe de Servicio del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense.

Ana Navarro Siguero
Médico de Familia CS Puerta del Ángel. Madrid

CURSO PATROCINADO

créditos

2,1

valoración

COMPARTIR

Consideraciones importantes

Más información

La información que deseas visualizar es de acceso restringido y está dirigida exclusivamente a profesionales sanitarios facultados para prescribir o dispensar medicamentos.

Para acceder debes identificarte previamente.

Claves de acceso

Los datos introducidos son incorrectos

 

¿Has olvidado tu contraseña?

Si todavía no estás registrado puedes hacerlo aquí.

Consideraciones generales para el abordaje del dolor con cualquier fármaco que contiene un mecanismo de acción opioide   (26 feb. 2020)


Es esencial un abordaje individualizado y centrado en el paciente para el diagnóstico y tratamiento del dolor con el fin de establecer una alianza terapéutica entre el paciente y el clínico. Se deben considerar aspectos del paciente que puedan afectar a la dosis de opioide antes de iniciar el tratamiento con el mismo (1).


En pacientes con dolor agudo (ej. dolor postquirúrgico) el uso de la medicación debería ser por el menor tiempo necesario (1).


Todos los pacientes deben ser seleccionados cuidadosamente, los factores de riesgo de abuso deben de ser evaluados y se debe de establecer una monitorización regular para asegurar que los opioides se utilizan de forma apropiada (3,4) y alineada con los objetivos de tratamiento (intensidad de dolor y funcionalidad) acordados con el paciente (2,3).


Los pacientes deben ser informados de los potenciales efectos adversos de los opioides, así como de su potencial de desarrollar tolerancia, dependencia y adicción (2,3).


Es importante utilizar óptimamente abordajes multimodales no-opioides tanto en dolor agudo como en dolor crónico antes de escalar a analgésicos opioides o de combinar con terapia con opioides (1).


La adicción es posible incluso cuando los opioides se toman según lo indicado (4). La prevalencia exacta del abuso en pacientes tratados con opioides para dolor crónico es difícil de determinar (5).


En el tratamiento con opioides a largo plazo se requiere realizar revisiones clínicas regulares, para evaluar, por ejemplo, el control del dolor, el impacto en el estilo de vida, bienestar físico y psicológico, efectos adversos y necesidad de continuar el tratamiento (2).


Cualquier tratamiento con opioides a largo plazo debe ser monitorizado y re-evaluado regularmente incluyendo la titulación descendente de la dosis o la discontinuación del tratamiento (2,3).


Los signos de trastorno de uso de opioides deben ser monitorizados y abordados (2,3).


Los pacientes y el público en general se pueden beneficiar de materiales educacionales claros y de iniciativas de concienciación para favorecer el uso racional de los opioides (6).